1 día en Alcalá de Henares

Si te encanta conocer mundo, te aseguro que 1 día en Alcalá de Henares es un buen plan para ti. Sinceramente, creo que está a la altura de muchas otras ciudades que pude conocer a lo largo de la vida. Y fíjate que, estando tan cerca, nunca había ido.

Alcalá de Henares era de aquellas visitas pendientes que tenía. Curioso porque tardo cerca de media hora en llegar allí y sin embargo siempre se quedaba para otro momento.

Con esto de la pandemia, había que ir a una zona no confinada así que ya no tenía excusa: 1 día en Alcalá de Henares para disfrutar del sábado en familia.

¿Qué ver en 1 día en Alcalá de Henares?

Antes de empezar, quiero destacar que nosotros no pasamos el día entero pero lo podíamos haber hecho sin cansarnos de pasear por las calles de Alcalá de Henares.

Siempre que planifico una salida en familia, empiezo por buscar algo de información en la Concejalía de Turismo de la ciudad. Aquí puedes ver el plano de la ciudad y otra información de interés como horarios de museos y sus precios, por ejemplo.

Después es cuadrar todo lo que queremos ver (teniendo en cuenta el tiempo disponible) en el mapa intentando planificar un recorrido que no nos haga estar de un lado para el otro (soy una friki de la organización, no lo puedo evitar).

Aquí te dejo mi recorrido pero ten en cuenta que siempre debes dejar una parte del viaje al libre albedrío y arriesgar por calles no planificadas si ves algo que te parece interesante. Y si tienes más de 1 día, no dudes en visitar todo lo que me quedó por ver.

1. Puerta de Madrid

Nuestra visita empieza cuando aparcamos el coche cerca de la Puerta de Madrid, justo enfrente de la muralla medieval.

Después de admirar la muralla y el pequeño jardín con esculturas que tiene, nos dirigimos a la Puerta de Madrid para entrar definitivamente en la ciudad que estará a nuestros pies durante un día.

2. Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares

Entrando por la Puerta de Madrid, tenemos el Palacio Arzobispal a nuestra izquierda.

Fue la residencia de los arzobispos de Toledo y de muchos monarcas castellanos a lo largo de la Historia. Entre esas paredes nació la hija menor de los Reyes Católicos, Catalina de Aragón. También sus paredes escucharon la primera entrevista de los Reyes Católicos a Cristóbal Colón.

3. Plaza de las Bernardas

La Plaza de las Bernardas está entre 3 grandes edificaciones: el Palacio Arzobispal, el Museo Arqueológico Regional y el Monasterio de las Bernardas.

Es una plaza pequeña pero a la que vale la pena acercarse aunque sea por unos breves minutos.

4. Museo Arqueológico Regional

Llegamos a buena hora y, según nuestro itinerario, el restaurante donde teníamos la reserva para comer estaba cerca. Teníamos aproximadamente 1 hora y decidimos entrar en el Museo Arqueológico. La verdad es que ya conocíamos el Museo Arqueológico Nacional y pensamos que veríamos más de lo mismo pero, aunque no es muy grande, ha sido bastante enriquecedor.

El museo está en la misma Plaza de las Bernardas y la entrada es gratis. De martes a sábado abre de 11 a 19 horas y los domingos sólo hasta las 15h (igual que los festivos).

Después de la visita al museo llegó el momento de nuestra pausa para comer. El restaurante estaba muy cerca así que aprovechamos todo el tiempo hasta la hora de la reserva en el Museo y nos dio para mucho.

5. Universidad de Alcalá

Alcalá es una ciudad de sobra conocida por su Universidad, fundada por Cardenal Cisneros y que contribuyó al crecimiento de la ciudad gracias a los colegios estudiantilese.

En la visita guiada descubrirás sus preciosos patios y la capilla de San Idelfonso.

También aquí tiene lugar la entrega del Premio Cervantes de la Literatura.

6. Plaza de Cervantes

Quizás la época no haya sido la mejor para ver esta plaza en todo su esplendor. En primavera tendrá que ser realmente preciosa aunque, diré la verdad, en invierno también lo es.

7. Ayuntamiento de Alcalá de Henares

Muy cerca de la Plaza de Cervantes puedes encontrar el ayuntamiento, la oficina de Turismo, las ruinas de la Iglesia de Santa María la Mayor y el Corral de Comedias.

Personalmente me encantó la fachada del ayuntamiento y recomiendo aprovechar el paseo para admirarla.

8. Calle Mayor

La calle Mayor es un hervidero de locales comerciales pero también de soportales y edificios que te transportan al siglo XII.

Me pareció muy curioso porque me recordó a un viaje por la zona francesa de Troyes, cercana a Alemania y que sufrió bastante en la Segunda Guerra Mundial. No es que sea igual, para nada, pero hay algo que te trasporta.

9. Museo Casa Natal de Cervantes

Justo en la Calle Mayor encontramos la Casa Natal de Cervantes, hoy uno de los museos mas visitados de la Comunidad de Madrid.

Se puede visitar de martes a domingo, de 10 a 18 horas. La visita es gratuita.

Nosotros no hemos entrado ya que estaba un día precioso para pasear por las calles de Alcalá de Henares. Además, lo tenemos cerca y volveremos seguro otro día.

10. Catedral Magistral de los Santos Justo y Pastor

De estilo gótico isabelino, es de los pocos templos en el mundo que ostentan este título. De hecho, solo hay otra Catedral Magistral en Bélgica (la Catedral de San Pedro en Lovaina).

Hay visitas guiadas a la Catedral por un precio bastante económico y subiendo a la torre tendrás una vista panorámica increíble de la ciudad.

Al salir de la Catedral puedes descansar un poco en la Plaza Santos niños antes de terminar la visita de 1 día en Alcalá de Henares.

Pendiente para una próxima quedó el Complutum pero al haber dejado a Day en casa no queríamos tardar mucho más.

Alcalá ha sido una ciudad que nos ha enamorado y donde hemos disfrutado de un agradable sábado de paseo familiar.

¿Dónde comer?

En Alcalá de Henares encontrarás muchos restaurantes y terrazas dónde disfrutar de una buena comida.

Aquí te voy a hablar de uno, al que he ido y sin duda volveré: La Seda.

Reservamos mesa con antelación y pedimos mesa fuera para poder llevar a nuestra Day. Al final Day se quedó en casa pero nos alegró saber que podemos ir con nuestra beagle. Y menos mal que íbamos con reserva porque estaba lleno (cumplía con las distancias de seguridad pero ya no tenía mesas para todos los que vi pasarse a preguntar).

Tanto de la comida como del servicio, solo puedo decir cosas buenas. Las ensaladas excelentes, las croquetas buenas y originales y la brocheta muy buena también. Los postres se quedaron casi sin foto porque ni me acordaba ya de quedarme con memoria fotográfica del día (y mira que ya estábamos llenos porque los platos van muy bien servidos).

Y cuando llegó la cuenta, la agradable sorpresa de ver que era menos de lo que esperábamos (he pagado más por comida en grandes cadenas conocidas y sin comer tanto ni tan bien).

Quizás te interese leer:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *